Creación del criterio interpretativo

Creación del criterio interpretativo

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

  1. Introducción
  2. Audios y vídeos
  3. Biografía del autor
  4. Historia
  5. Análisis
  6. Conclusión


1. Introducción

Cuando uno se plantea como concepto la creación del criterio interpretativo, son muchas las ideas o referencias que te aparecen en la mente, pero en mi caso en concreto, lo primero que me vino a la cabeza fue esta frase…

Respeto hacia la música y sus compositores

Sirva esta pequeña frase como introducción, para mi lo define todo y lo crea todo, pues durante este pequeño discurso lo voy a ir desarrollando…


2. Audios y vídeos

En primer lugar y sabiendo la controversia que van a generar mis palabras jamás podemos crear un criterio interpretativo basado en una grabación, bien sea de audio o vídeo, de otro director y de otra agrupación musical. 

¡Ojo! No estoy diciendo que no podamos escuchar grabaciones del repertorio que vamos a dirigir o ir a ver conciertos, es más, debemos hacerlo.

Estamos en el siglo XXI, dónde la era digital ya es un presente y donde, sino es un estreno, prácticamente es imposible no haber escuchado o visto con anterioridad, el repertorio que vamos a dirigir.

Por tanto, debemos utilizar las grabaciones conscientemente, como un recurso más para el análisis o para el disfrute personal, no para modelar la Banda que estemos dirigiendo según la música escuchada en una grabación.

En conclusión, si tienes que escuchar o ver, cuanta más variedad mejor, así no modelaras ninguna en concreto.

3. Biografía del autor

En segundo lugar, y para mí uno de los puntos clave para la creación del criterio interpretativo, debemos de conocer la vida del autor. Así pues, cuanto más podamos leer e investigar mejor, pues con esa información podremos localizar el momento concreto y todo lo anterior vivido de la composición que vamos a dirigir.

La historia se repite una y otra vez… no siempre sobreviven los más fuertes sino los que mejor se adaptan al cambio. Lo que quiero decir es que muchas de las mejores obras de la historia de la música se han compuesto en momentos de mucho dolor de sus compositores, pero es en esos momentos cuando el ser humano saca fuerzas de donde no las hay y crea sus mayores obras.

4. Historia

En tercer lugar, y también muy importante a nivel cultural, conocer e investigar sobra la época de la composición de la obra que vamos a dirigir.

Sobre que pilares estaba construida la sociedad y su economía nos dará información para saber en que circunstancias tubo que componer dicho compositor y nos dará una idea de si fue en un momento fácil, fructífero o todo lo contrario.

5. Análisis

En cuarto lugar, y es la parte más concreta musicalmente hablando, debemos de analizar la partitura de todas las formas posibles… desde el macro al micro, pasando por lo estructural, morfológico, armónico, el fraseo… cada cual que utilice la forma y el orden que mejor le vaya.

Así mismo, en este apartado, no podemos obviar pensar ya en el primer ensayo, pues el fraseo y las respiraciones a utilizar en el mismo será vital para la consecución y gestión de nuestro ensayo.

Además, la lectura habitual de la partitura nos dará nuevas sorpresas. Cuanto más la analices, más la leas, revises la letra pequeña… esos pequeños detalles acabarán sacándonos una sonrisa de estudiante incansable.


6. Conclusión

La realización de todos estos pasos va a crear un vínculo con esa partitura, con esa composición y con ese autor porque, independientemente de que el compositor este vivo o no, nosotros, los directores, somos los intermediarios entre la mente del compositor, su obra y el resultado sonoro de la interpretación de la agrupación que la realice…

Y que maravilloso trabajo el nuestro… pero nunca sin olvidar que…

Tenemos una gran responsabilidad con la música y con los compositores…

Deja una respuesta